Procedimiento de terapia

Proceso de terapia con el sistema papimi

De media, el tratamiento dura entre 10 y 30 minutos. Los tratamientos suelen tener lugar cada dos o tres días. Muchos pacientes afirman notar mejoras considerables tras unas pocas sesiones de tratamiento. Dependiendo de la indicación y el grado de enfermedad, el tratamiento también se puede realizar varias veces al día. El tratamiento se produce en tres sencillos pasos:

1

En los tratamientos diagnósticos con el sistema papimi, el cuerpo se analiza con el aplicador para busca los puntos débiles y las regiones problemáticas.

2

El doctor ajusta la distancia y la dosis de la inducción iónica según la información que le dé el paciente, para permitir una terapia indolora y los mayores efectos posibles.

3

El aplicador se mantiene próximo a la parte del cuerpo afectada a fin de llevar a cabo la inducción iónica. Dependiendo de las necesidades, las distancias se ajustarán y se utilizarán aplicadores concretos.

Consejo práctico

Un tratamiento en todo el cuerpo antes de la aplicación local puede lograr resultados más rápidos y completos. El metabolismo y la microcirculación relacionada se estimulan y el cuerpo se prepara de manera óptima para la terapia.