Uso y efecto en medicina veterinaria

El sistema papimi se ha establecido en el ámbito de la veterinaria.

La terapia de inducción iónica que usa papimi es perfecta para el sector veterinario: se puede utilizar tanto en pacientes de pequeño tamaño y carácter más nervioso como en animales grandes.   La terapia con papimi es indolora, tiene un alto nivel de tolerancia en animales pequeños y grandes, es fácil de usar y, gracias a la breve duración del tratamiento, es muy rápida y eficaz.   Como ocurre en la medicina humana, el sistema papimi actúa sobre las células y las paredes celulares, así como en procesos metabólicos e inmunitarios. Mejora la circulación sanguínea y la presión parcial de oxígeno, además de tener los siguientes efectos positivos en el organismo:

El sistema papimi actúa directamente sobre las células y ayuda a su curación natural

Ayuda a la regeneración de todo el organismo

Transporte más rápido y mejorado de las sustancias mensajeras a los órganos (medicamentos y principios activos vegetales)

Optimiza la disposición al funcionamiento físico y energético

Mejora la calidad de vida en animales de más edad

Complementa tratamientos de manera óptima y sin contraindicaciones

Reduce notablemente los dolores crónicos y agudos, sin analgésicos

El sistema papimi en el ámbito veterinario

Los caballos son particularmente sensibles y responden muy bien a la terapia de inducción iónica. El sistema papimi también se utiliza con éxito en una amplia gama de aplicaciones en animales de pequeño tamaño. Se puede descartar el efecto placebo, muchos veterinarios valoran el efecto del sistema papimi. Cada vez más veterinarios integran la terapia de inducción iónica en sus conceptos de terapia o utilizan el sistema papimi de manera independiente en su práctica diaria. El objetivo es restablecer la calidad de vida del animal gracias a una estructura celular intacta y unos órganos sanos. El tratamiento dura de media de 10 a 20 minutos y se lleva a cabo en 3 fases:

1

El aplicador se sujeta cerca de la parte del cuerpo afectada a fin de llevar a cabo la inducción iónica. Dependiendo de las necesidades del animal, las distancias se ajustarán y se utilizarán aplicadores concretos. 

papimi_heraklitos_003

2

En función de la reacción del animal, el usuario tendrá que ajustar la distancia y la dosis de inducción iónica con el fin de que la terapia sea indolora y de conseguir el máximo efecto posible.

papimi_heraklitos_007

3

Por lo general, los animales reaccionan de manera apacible a los sonidos que emite el dispositivo una vez que se acostumbran a él por primera vez y asocian el sonido a una experiencia gratificante (como si fuera un premio). Es posible colocar el transportín (de plástico) o la cama directamente en la aplicación, en especial en el caso de pacientes de muy pequeño tamaño y carácter nervioso. 

papimi_heraklitos_010

¿Cuándo se debe utilizar el sistema papimi?

Medicina veterinaria

Para optimizar la disposición al funcionamiento físico y energético

Para prevenir la inflamación y con enfermedades degenerativas (tendones, ligamentos, etc.)

Tratamiento de heridas (no se han confirmado casos de tejidos con granulación y cicatrices visibles)

Diagnóstico con resultados fiables

Rehabilitación posoperatoria

Tratamiento de tumores

Terapia del dolor

Fortalecimiento del sistema inmune, equilibrio de energías y reducción del estrés

Estabilización del equilibrio energético

Prevención de reacciones de estrés durante el transporte