Campos de aplicación

El sistema papimi es muy versátil.

Medicina física y rehabilitadora

Enfermedades degenerativas del sistema musculoesquelético y la columna vertebral

Enfermedades degenerativas de las articulaciones

Aplicaciones pre y posoperatorias (por ejemplo, cicatrización de heridas, tolerancia de implantes, etc.)

Tratamientos contra el dolor

Síndromes de dolor generalizado

Enfermedades urológicas y nefrológicas

Medicina deportiva

Aumento de los procesos regenerativos

Tratamiento de esguinces relacionados con la práctica de deporte

Problemas de inserción de tendones y tobillos, edemas óseos, fracturas óseas, desgarros musculares, etc.

Prevención de inflamaciones

Terapia especialmente eficaz

Mejora del rendimiento y prevención

Medicina integrativa

Complemento a los procesos regulatorios (por ejemplo, sistema nervioso vegetativo, metabolismo, sistema linfático, digestión, etc.)

Terapias contra el cáncer

Enfermedades crónicas varias

Inmunología (por ejemplo, enfermedades autoinmunes, cicatrización de heridas, defensa inmunológica, etc.)

Medicina veterinaria

Aplicable a todos los animales independientemente de su tamaño

Aplicaciones equivalentes en humanos

Terapia del dolor

Optimización de la disposición al funcionamiento físico y energético

Cicatrización de heridas sin marcas visibles ni tejidos granulares

Alta tolerancia de la terapia

Además de la aplicación individual, el sistema papimi se suele utilizar en combinación con otras terapias y en conceptos de terapia. Otras terapias se complementan notablemente con la ayuda de la inducción iónica del sistema papimi.

Entre las combinaciones eficaces se incluyen las siguientes: 

Diagnóstico y localización

Terapia física/osteopatía: (masajes, acupuntura, vibración, etc.)

Medicina normativa: Infusión, inhalación y terapia de calor: (Ozono, dihidrógeno molecular, tratamiento hipóxico-hiperóxico intermitente (IHHT), hipertermia, vitamina C, etc.)

Operaciones: (pre y posoperatorio)

Deporte y rehabilitación complementarios